Avena
- Sobre piel: calmantes, emolientes e hidratantes - Sobre los cabellos: debido a sus cualidades hidratantes y revitalizantes.

Los productos formulados con Avena y sus derivados son frecuentemente descritos por sus acciones beneficiosas sobre los diferentes tipos de piel:

Excelentes propiedades emolientes.
Coadyuvante al tratamiento de pieles secas
Efecto suavizante en individuos con piel sensible
Colabora en paliar la irritación producida sobre la piel debido a condiciones ambientales desfavorables o bien en piel que ya presenta este tipo de problemáticas
Juega un papel importante en el tratamiento de pieles para ancianos
Excelente agente antiprurito

BOTANICA Y QUIMICA
Avena sativa L. La Avena es una planta anual originaria de Europa Oriental. Tiene las hojas planas y la lígula cortada. Las flores se agrupan de dos en dos involucradas por dos glumas grandes de unos 2 cm con siete y ocho nervios que se reúnen a su vez en una amplia panícula piramidal laxa y erguida. La flor inferior suele presentar una arista doble más larga que ella, retorcida en la base y acodada hacia su mitad, la cual se insiere en el dorso de la gumilla externa y es mucho más larga que las glumas. La Avena se utiliza en Fitoterapia por sus propiedades energéticas y nutritivas. Se emplean todas sus partes: los granos, la paja y la granza (envueltas exteriores de los granos separadas en el trillado). El fruto contiene hasta un 60% en almidón, alrededor de un 12% de prótidos, 5% de lípidos, del 2 al 5% de azúcares, sales minerales, fósforo, magnesio y calcio (cenizas superiores al 3%), aminoácidos, numerosos enzimas, vitaminas A, B1, B2, PP, D. También podemos encontrar, alcaloides como es el caso de la trigonelina y la avenina, esta última se encuentra en la corteza del grano o salvado.